¿Alguna vez os habéis preguntado por qué la gente suele hacer lo contrario a lo que dice?

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué la gente suele hacer lo contrario a lo que dice?

16 enero 2015,   By ,   0 Comments

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué la gente suele hacer lo contrario a lo que dice?
A priori puede parecer que es mucho más fácil decir y hacer lo mismo, aunque en realidad no sea así.

En una sociedad donde se prioriza la apariencia por encima del resto de valores, está a la orden del día decir una cosa, socialmente correcta, y luego a la hora de la verdad, hacer la contrario, a veces, simplemente porque no nos paramos a pensar en las consecuencias de esa decisión.

Pues exactamente lo mismo ocurre con las marcas y su identidad corporativa. Si tienes definida una estrategia de marketing y no eres coherente y, por lo tanto, consecuente, y vas dando tumbos en cuanto a las decisiones de imagen y comunicación, la marca se resentirá y lo hará porque estarás despistando a la audiencia.

Es como ser deportista y estar constantemente cometiendo excesos. Al final, nuestro cuerpo se resentirá y esto obviamente no sólo lo percibiremos nosotros sino también nuestro entorno.

Con las marcas ocurre lo mismo. Si queremos ser cercanos a nuestra audiencia de la mañana la noche no podemos pasar a ser grandilocuentes, ¿no?

La idea es crear un manual de uso y comportamiento de la marca, donde todos y cada uno de los actores de la organización se comprometan a alinearse alrededor de una serie de valores que la representarán de ahora en adelante. Las acciones, diseños y comportamientos de los empleados deberán transmitir estos valores. No vale el gusto personal, las marcas deben de tener vida propia, un estilo y una personalidad definida. Una vez sepamos como queremos que sea, debemos respetarla evitando manipularla, dejándonos asesorar por profesionales y dejando que desarrolle su propia personalidad, que sea un ente vivo.

Las consecuencias, como diría bunbury, son inevitables: si hacemos un mal uso de la marca, esta acabará nadando entre aguas y sólo conseguiremos confundir a nuestra audiencia y su fidelidad hacia la marca será muy baja o inexistente. Por lo tanto, si buscamos crear una marca, seamos coherentes y asumamos las consecuencias de todas y cada una de nuestras decisiones. En buena medida, de esto dependerá nuestro éxito, tanto personal como profesional.

Foto: Jesús Solana – Pasotraspaso


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies